Historia

EL Centro Eco Familiar Laguna Esmeralda, ubicado en la Comuna de Cochrane – Región Aysen Patagonia, nace el 2012, inspirado primeramente por la invitación que nos hace nuestro gran amigo Peter Hartmann el 2008 a participar del Movimiento PATAGONIA SIN REPRESAS,que en respuesta proactiva, surge la propuesta Aisén Reserva de Vida.

Abriendo así nuestra visión de formar comunidad y comprendiendo que nuestro

 Viajar- Visitar – Habitar- Asentamiento, influyen en el equilibrio eco sistémico de Patagonia Austral. 3era Reserva de Agua Mundial, que posee el mayor % de ASP

(Áreas Silvestres Protegidas) además de encontrarnos en la Región y Cuenca del Baker con mayor Territorio y menor población, aun con su baja carga habitacional, permite que el ecosistema se logre regenerar y mantener en equilibrio, con el movimiento Patagonia sin represas,  recorríamos los lugares prístinos ante nuestros ojos, dándonos cuenta del patrimonio natural cultural que estaban siendo amenazados, es así como nos fuimos moldeando al territorio, queriendo ser un aporte y valorando que asentarse en un paraíso, era un regalo incalculable y a la vez una responsabilidad, si queremos que el regalo continúe a las futuras generaciones.

En medio de este movimiento activista ambiental social, es que como núcleo familiar encontramos una red de apoyo, el cual se fue levantando compartiendo la vida, formando familia a nivel Regional. Sumado a la experiencia y proceso personal que estaba viviendo como Mujer, Madre, Hija, Hermana, Amiga, Compañera, ya entonces de profesión Arquitecta, pero sin comprender aun como ejercer en medio de la crianza en Patagonia Rural.

 Fue entonces, como una ecuación, movida por el mismo estancamiento y recuerdos de mi tesis, vida por los Archipiélagos junto a mi hija Isaura, investigando sobre los Festivales Costumbristas de Chiloé, es que la intuición me determino, así como el Agua por donde fluir y continuar caminando. Aquí es donde se gesta este emprendimiento, madrugadas escarchadas, amamantando y terminando mi título en la Estancia Valle Chacabuco. Donde seguían mis reflexiones, las experiencias con mi profesor tutor Edward Rojas de la universidad Arcis, junto con otros Arquitectos profesores de la universidad Arcis en Santiago, que nos fueron trasmitiendo y encantando con el sueño Amereida y el sentido de hacer proyectos que buscan el Arraigo en el gesto, pensando en el que ya habita y el que futuramente lo seguiría habitando, queriendo respetar la identidad y vocación del destino, por medio de la observación y las diferentes vertientes que explorábamos en la escuela de arquitectura, poesía que se hacía  manifiesto en la Palabra, Materia, Tiempo, Destino y que como laboratorio, teóricamente se concretaba en una obra socio artística cultural, por y para la comunidad existente en un territorio.

Aterrizamos en Aisen Patagonia Austral el 2007, Edward Rojas quien asesoro a la Fundación Tomkins para la creación del Parque Pumallin en sus inicios, nos da el pase para venir a trabajar en el proyecto de Conservación Parque Patagonia, así  llegamos por primera vez Aisen, Valle Chacabuco, Isaura de 3 años, Matias y yo, portando cada uno nuestras vivencias y costumbres Iquiqueñas, Santiaguinas, Chilotas, Diaguitas, Peruanas, Finlandesas, en la mochila. Aterrizamos en el Valle sin conocer su historia, cultura y ecosistema. Como arquitectos en terreno, estuvimos 6 años viviendo en la creación del Parque Patagonia, donde nace Sandrita la 2da hija el 2010,  junto con ir dijeriendo los nuevos códigos y formas de criar en la ruralidad y a su vez tratando de entender que significaba un Proyecto de Conservación- Parque Patagonia, ES donde comienzo a explorar en este silencioso aislamiento social, virtualmente los diferentes proyecto de Permacultura repartidos por el mundo, sumado a los recuerdos de la vida en  Chiloé rica en cultura, algo que no lograba sentir, ni ver en el Parque Patagonia, por el contrario, observaba y sentía que la memoria cultural se estaba borrando, habíamos aterrizado en medio de la crianza en un proyecto de  conservación de flora y fauna , pero las personas – memoria cultural no estaban consideradas, sentía que la visión era que los humanos somos un gran amenaza a la biodiversidad, así parece seguir siendo en la actualidad?, aun así, estamos, existimos y continuamos dañando nuestro entorno al momento de asentarnos o simplemente ir a visitar un lugar pasajeramente, es como comienzo a reflexionar y resonar con el concepto de LA PERMACULTURA , mi existencia y responsabilidad de hacerme cargo de ella, donde la permacultura nos plantea la permanencia de la cultura, valorando la tecnología  ancestral, sabiduría que convive en Armonía, a favor de la naturaleza. La permacultura toma esta sabiduría y lo fusiona con las nuevas tecnologías.

En permacultura decimos “ante un problema una oportunidad”

partiendo con este emprendimiento como manifiesto,

buscaba como reinventarme en el aislamiento y crianza, no quería entregar la responsabilidad de criar a otros si habíamos tomado la decisión de ser padres, quería dedicarme a algo que no me alejara del cuidado del hogar que soñábamos conformar en la ruralidad, a su vez veía como las mujeres generalmente tenemos la misión de armonizar los lugares del hogar y ser las responsables de la alimentación de nuestra gente, la que muchas veces no es visibilizada, reconocida y/o celebrada ,fue entonces cuando descubrí que una visita en tu casa te re encanta como mujer cuidadora de la armonía y alimentadora consiente de la nutrición para el clan familiar, ese agradecimiento que sentía cuando alguien valoraba mi comida y mi aseo, me llenaba y me  el alma. Me di cuenta que eso no tenía precio, ahí sentí y descubrí el Ainy y Aillu, cosmovisión Ancestral, que me dio impulso para continuar con este regalo a otr@s que se entusiasmaran por guardiana sus aguas, crianzas, comidas, aseo, hogar, asentamiento, campo, animalitos, ecosistema, así  el  proyecto para mi trasciende el ejercer una profesión, por una transacción de dinero y  la misión junto con este proyecto familiar , fue en conjunto con el movimiento proactivo Aysen Reserva de Vida, Defensores del Espíritu de la Patagonia y muchos más en red que resonábamos, formar una organización social ambiental cultural local, tomando el turismo con la excusa para continuar guardianando propositivamente el territorio, la llamamos Agrupación de Turismo Sustentable de Cochrane, en respuesta proactiva a las amenazas socioambientales que están constantemente apareciendo en este paraíso y en el caso de un turismo con desarrollo sustentable el paisaje y su gente , su cultura es el valor más preciado. Es aquí como parte mi Dirigencia social 2013 , en plena Etapa de Crianza Familiar y traslado de Valle Chacabuco a la Laguna Esmeralda, donde siento el llamado urgente de la Permacultura que nos invita a visualizar didácticamente por medio del diseño las zonificación, radio de influencias, para optimizar nuestros tiempos y ponernos manos a la práctica, así como una madre ordena su casa, siento la misión y responsabilidad de aportar en ordenar la Casa –Territorio- Cuenca-Corredores Biológicos, interconectados para habitar en Armonía.

la Resiliencia en la Ruralidad aflora la creatividad,

en la real necesidad se manifiesta la Re invención del Ser, aquí es donde para mí, surge el real Despertar de conciencia. Sumando la crisis Ambiental Social que se venía evidenciando cada vez más a nivel mundial, donde el Retornar a la urbanidad, después de haber vivido y compartido tremendas experiencias con Maestras y Maestros Campesinos, vecinos, amigos que nos van enseñando desde una vida austera, sencilla y a la vez de rigor. como resultado sentir y ver los dos mundos, quedo con la experiencia y Autenticidad de que es Calidad de Vida, conectada a un ecosistema en Equilibrio, que manifiesta dos polos de formas de vida, el instinto más consiente no permite, Retorno a la precaria y falsa calidad de vida que la Urbanidad nos está entregando, es entonces que, como mujer madre, compañera, busco reinventarme con nuevos códigos y formas de vida y alternativas de economías.

C.E.F.L.E es un Proyecto educativo que explora por medio de la vivencia experimental, el aprendizaje desde lo PRACTICO.